LA CUEVA DE CHAUVET

ARTE PRIMIGENIO DE IMAGEN EN MOVIMIENTO

PERMITIDO DEGUSTAR, PERO EN AYUNAS

<Por Álvaro Fuentes>

 

docampoEntre Romina y el mundo es el primer trabajo de Guadalupe Docampo como directora. Se trata de un cortometraje que parte de una idea simple, pero precisa y contundente: el aborto que se auto-practica una estudiante secundaria. Primeros planos de sangre fundiéndose en el agua de una bañera o espesas gotas cayendo por un par de piernas temblorosas, son el crudo paisaje visual de este relato centrado en un momento muy puntual en la vida de esta joven (único personaje en escena encarnado por la propia Docampo) que se somete a terribles dolores con la firme voluntad de llevar a cabo aquello que ha decidido.

Hay vulnerabilidad en su mirada, mientras espera llena de temor que las pastillas hagan efecto, y en los intensos dolores que le causan al comenzar a actuar en su organismo. Pero también se refleja la paciente determinación y entereza de su carácter, cuando se mira frente al espejo del baño, una vez que lo peor ha pasado.

Sin necesidad de diálogos, la historia sugiere mucho acerca del personaje y su contexto. Lo sola que se encuentra en el mundo y lo consciente que es de que únicamente ella puede salir de la encrucijada. Y no se trata de un acto de egoísmo, sino de profunda libertad y responsabilidad. El personaje observa a quien pudo haber sido su hijo, mientras yace en las aguas que hicieron más soportable el sufrimiento. Envuelve sus restos con una toalla y lo deposita cuidadosamente en esas mismas aguas que le darán definitivo reposo. Sin mediar palabras, parece sin embargo establecerse un diálogo profundo y silencioso.

Ciertos objetos de utilería, que emulan restos orgánicos, producen la ilusión de que el feto se encuentra presente en el espacio de la ficción. Se logra así la proeza técnica (suerte de encantamiento mágico propio del buen arte cinematográfico) de dar realidad a algo que no existe verdaderamente. Pero el encantamiento que produce este simulacro montado por los realizadores opera en un plano más metafórico todavía: el feto no llega a constituirse como persona humana y, sin embargo, rindiéndole honores, la joven le otorga la humanidad de la que físicamente carece.

En fin, sobrada riqueza en tan breve composición de imágenes y personaje. La actuación: precisa y contundente como la idea rectora.

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 5 septiembre, 2014 por en Cine y Derechos humanos y etiquetada con , .

Introducí tu dirección de correo electrónico para seguir esta revista virtual y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

EQUIPO DE TRABAJO

Director: Álvaro Fuentes Escribas: Ezequiel Iván Duarte Mariano Vázquez Francisco Goin Gustavo Provitina Alejandro Noviski Pablo Ceccarelli Álvaro Bretal Giuliana Nocelli Juan Jorge Michel Fariña Pablo Osorio Morena Goñi

Redes sociales

A %d blogueros les gusta esto: