LA CUEVA DE CHAUVET

ARTE PRIMIGENIO DE IMAGEN EN MOVIMIENTO

EL MERCADO DEL HORROR

<Por Álvaro Fuentes>

 

Crónica del primer día de proyecciones del BARS (Festival internacional de cine de terror, fantástico y bizarro “Buenos Aires Rojo Sangre”), en el complejo de cines Monumental Lavalle.

 

asmodexiaYa en las colas se escuchaba la expectativa: “si hoy viene toda esta gente, imaginate lo que va a ser esto en unos días, va a explotar”. Realidad que puede empalmarse con que por las mismas horas, en el planetario de la ciudad de La Plata, también explotaba la sala con la proyección, en una extraña nueva tecnología de imagen (pantalla circular y envolvente), de una película de zombis hecha por compatriotas.

En definitiva, lo que manifiestan estas dos realidades es el momento de auge que vive el cine de género hoy en Argentina. Si bien es cierto que siempre será un público particular, minoritario, que va por fuera de los circuitos más comerciales de cine, es ya un público consolidado y que crea su propia dinámica de consumo.

Hablando del comic, una vez escuché que en Estados Unidos todo era mercado. Se hacía referencia a que incluso las propuestas más específicas tenían sus grupos estables de consumidores, y por lo tanto eran rentables. Con el cine de terror en Argentina, puede empezar a verse algo parecido. Usar la palabra “rentabilidad” no es algo malo por sí mismo. Refiere a que hay interés por un tipo de objeto de consumo (en este caso las películas de terror) y que puede moverse un poco de dinero alrededor de eso, y por lo tanto haber más gente trabajando en el diseño y ejecución de propuestas para ese público en particular.

Vi dos películas en el festival: The forgotten y Asmodexia, inglesa y española respectivamente. La primera habla de un joven que se muda con su padre a un antiguo departamento. La locación es fundamental dado que los realizadores eligieron un viejo monoblock abandonado, antes de su demolición, para filmar la historia. Padre e hijo se mudan con reflectores de mano, y habitan salas de paredes descascaradas y corredores angostos.

Al principio no se sabe si el protagonista es huérfano, su padre parece querer ocultarle dónde está su madre. Pero lo importante es que, por las noches, empieza a escuchar ruidos extraños al otro lado de la pared. Provienen de un departamento contiguo. No parece haber nadie del otro lado, aunque poco a poco va saliendo a la luz una historia de muertes y asesinato en esas habitaciones vecinas, cuyos espectros parecen seguir clamando en el presente.

The forgotten hace referencia a las viejas y oscuras historias que ocurren en lugares olvidados, entre gente absolutamente ignorada por todos, y que de alguna manera reclaman atención retornando al presente como fantasmas. Los personajes van reconstruyendo la historia de los vecinos mediante viejas noticias sacadas de internet.

Asmodexia, la española, es una película más ambiciosa. Un grupo de fanáticos religiosos, que también son exorcistas, espera el día del apocalipsis. La historia va recorriendo hospicios, carreteras perdidas, viejos monasterios, mansiones, pasando de una época a otra, contando distintos momentos en la vida de los integrantes de la secta. En esos tránsitos es, quizás, donde más falla la obra, por dificultar al espectador la buena comprensión de lo que se quiere contar.

Se destaca el gran despliegue de locaciones, escenografía, maquillaje, efectos especiales y actuaciones. Muchos personajes poseídos, rostros desencajados y voces demoníacas. Me recordó un poco a la argentina Necrofobia por esa fuerza expresiva puesta en cada ambientación. Como dije al hablar de la película de Daniel de la Vega, hay algo del viejo cine expresionista en el nuevo cine de terror (no proveniente de la gran meca norteamericana), que empieza a dar frutos volviendo a las fuentes clásicas en el uso de recursos técnicos.

Con esta última película se nos invitó a dejar una puntuación, de uno a diez, en una urna luego de salir de la sala. La aprobamos, en parte porque valoramos sus intenciones y logros, y en parte porque estábamos muy contentos de estar en un festival que, aun volcado a la temática del horror, invita a pasar momentos verdaderamente agradables.

Nota relacionada

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 1 noviembre, 2014 por en Festivales y etiquetada con , .

SECCIONES

Introducí tu dirección de correo electrónico para seguir esta revista virtual y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

EQUIPO DE TRABAJO

Director:
Álvaro Fuentes
Escribas:
Ezequiel Iván Duarte
Mariano Vázquez
Francisco Goin
Gustavo Provitina
Alejandro Noviski
Pablo Ceccarelli
Álvaro Bretal
Giuliana Nocelli
Juan Jorge Michel Fariña
Pablo Osorio
Morena Goñi

Redes sociales

A %d blogueros les gusta esto: