LA CUEVA DE CHAUVET

ARTE PRIMIGENIO DE IMAGEN EN MOVIMIENTO

EL OJO ESTÉTICO

<Por Álvaro Fuentes>

 

Flavia y QuintinEl paseo es una película, proyectada en la edición 29° del Festival de Mar del Plata, de la ex crítica de la revista de cine “El Amante”, Flavia de la Fuente, producida por Quintín, también ex crítico de la misma revista y a su vez marido de la directora.

Aclaro de entrada que no hay hilo narrativo en el film, sino que es una sucesión prácticamente ininterrumpida de planos fijos de frentes de casas de la localidad de San Clemente del Tuyú, de donde la directora es oriunda. Una cita de un escritor, a quien De la Fuente lee asiduamente según contó Quintín luego de la proyección, abre el film afirmando algo así como que el encanto de un paseo está en encontrar la belleza en cada cosa que se mira.

Al comienzo no resulta sencillo identificar cuál es el sentido de la seguidilla de planos, de alrededor de medio minuto de duración cada uno, de frentes de casas de arquitectura chata y monótona. Más de un espectador de la sala se levantó y se fue al poco rato de empezar la película.

Podría decirse que El paseo es, ante todo, un ejercicio teórico-práctico de fotografía. La película podría pasar tranquilamente por una muestra de fotos basada en la observación de frentes de casas de San Clemente. La estructura rectangular de esos frentes sirve de elemento ordenador del encuadre en cada una de las tomas. Sin embargo, la misma directora lo dijo, son más que meras fotografías dado que una toma cinematográfica integra el componente vivo de aquello que se filma. Serían entonces fotografías vivas al estilo del cine de los Lumiere.

A pesar de que en la ciudad elegida como locación reina cierta chatura arquitectónica, Flavia de la Fuente logra sacar belleza y armonía en lo que mira. Cualidades que no están tanto en las construcciones mismas sino en una serie de elementos del orden de lo pictórico, a los que la directora logra dar entidad y exponer a través del arte del encuadre: los colores con que están pintadas las paredes en simbiosis con las tonalidades del entorno o figuras geométricas de las casas que guardan cierta misteriosa simetría con copas de árboles y ramas inclinadas. Cada plano posee un sentido compositivo, a la manera de una fotografía o incluso de una pintura abstracta.

Pero ¿cómo entra el movimiento y el elemento vivo de lo filmado en todo esto? ¿Por qué la directora no hizo una muestra fotográfica a secas? Parece haber tomas en las que lo predominante es lo visual, vinculado a la forma y el color. Sin embargo, otras tomas se dejan llevar por leves acontecimientos que ocurren, como un perro que pasa o que duerme en algún techo, un auto, hojas que se desplazan con el viento, una moto, un caminante, etc.

En definitiva, estos elementos vivos de cada toma parecen establecer ciertas regularidades físicas de la realidad que se muestra. El mundo se vuelve así un universo fantasmal, donde personas, animales y cosas adquieren el mismo rango ontológico. Las protagonistas de la película El paseo podrían ser las casas, viviendo y respirando en el crudo invierno de San Clemente, rodeadas por animales y gente que transita aletargadamente. Hay una escena en la que una señora se enoja ante la presencia de una cámara en la puerta de su casa y luego otra de un perro ladrando, con lo que parecen mostrarse perros y personas como figuras análogas en ese tipo de paisaje.

Las casas también captan idiosincrasias de quienes suponemos habitan su interior. Casi no vemos esos habitantes interiores, pero algo del espíritu humano parece verse reflejado en cada fachada de cemento y pintura.

Sobre el final del film, la cámara se retira de la zona más urbanizada de San Clemente, hacia las afueras de la ciudad. El plano, que antes estaba obligado a filmar desde cierta cercanía física (generalmente la vereda de enfrente), ahora se aleja más aprovechando la amplitud del campo abierto, lo que no quita que el rectángulo de cemento siga siendo el centro del encuadre, el fundamento en la construcción del plano.

Flavia de la Fuente afirmó que se fue a filmar a las afueras en las últimas tomas porque estaba saturada del adentro de la ciudad. Se sentía agobiada luego de filmar tanto, y con miedo ante la hostilidad de los vecinos cada vez que ella posaba la cámara frente a sus casas.

Personalmente con esos encuadres finales pensé en la persistencia de lo subjetivo, aún cuando las formas del mundo exterior se vuelven más difusas e indeterminadas. La mirada estética coquetea con el afuera de “lo civilizado” pero sin resignar su condición propiamente humana de asignar belleza a aquello que ve.

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 noviembre, 2014 por en Sin categoría y etiquetada con , .

Introducí tu dirección de correo electrónico para seguir esta revista virtual y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

EQUIPO DE TRABAJO

Director: Álvaro Fuentes Escribas: Ezequiel Iván Duarte Mariano Vázquez Francisco Goin Gustavo Provitina Alejandro Noviski Pablo Ceccarelli Álvaro Bretal Giuliana Nocelli Juan Jorge Michel Fariña Pablo Osorio Morena Goñi

Redes sociales

A %d blogueros les gusta esto: