LA CUEVA DE CHAUVET

ARTE PRIMIGENIO DE IMAGEN EN MOVIMIENTO

BACANAL DE CINE EN MAR DEL PLATA 2015 (I)

<Por Álvaro Fuentes>

La afición por España

academia de las musas2 ByNVer películas en un festival puede pasar por un asunto meramente cuantitativo. Hay que ver la mayor cantidad de películas posibles, a veces sin importar tanto qué es lo que se está viendo.

Si se tiene que cubrir periodísticamente el festival, esa exigencia cuantitativa parece aún mayor. Se debe ofrecer un muestrario lo más representativo posible de todo lo que pasó por las salas. Para dar un ejemplo de que la lógica cuantitativa es la imperante en los festivales de cine, y en la crítica en general, tomemos el ejemplo de ciertos críticos que, antes incluso de que arranque un festival, se toman el trabajo de ver todas las películas que entran en competencia y las comentan. Es decir, las comentan a todas antes y no después de que se proyecten.

Sería saludable empezar a pensar en criterios más cualitativos de seguimiento de películas. En el festival de Mar del Plata, ya lo he dicho en críticas de ediciones pasadas, la cantidad de películas es inabarcable para una sola persona, a menos que se tome simplemente una terna y se la cubra íntegramente. Pero de esa forma, mucho del abundante material restante, que también hace al contenido de un festival, se deja fuera o no se le presta la suficiente atención.

En un festival de cine se da el encuentro del inmenso caudal de obras que se presenta y los intereses particulares de cada espectador/crítico, que obsesivamente revisa programas y catálogos, armando sus itinerarios diarios. La cuestión sería encontrar la forma de plasmar, en el método crítico, la forma cualitativa de abordaje. Que ciertos ejes de la búsqueda individual del crítico se plasmen en el texto.

Empezar por lo español en el cine me resulta cómodo, en primer lugar porque soy español, y una de las grandes cosas de un festival de cine (y del cine en general) es que refleja un presente de multiculturalidad. Abre senderos de comunicación entre culturas muy distintas y alejadas geográficamente. Las retrospectivas de autores cinematográficos de países poco conocidos en esta parte del globo terrestre, o las secciones especiales de un determinado país, colaboran con el proceso de intercambio cultural tan característico de los festivales de cine. El cine de otras latitudes nos acerca a valores distintos así como a problemáticas de otros grupos culturales en el presente.

Lo primero que vi fue la película de José Luis Guerín, director nacido en Barcelona y creador de un tipo de cine ensayístico cuya obra más conocida quizás sea En construcción, pero la más fabulosa Tren de sombras. La academia de las musas, la última del director, fue la película que más tempranamente supe que quería ver en el marco del festival, la marqué en la guía de programación días antes de que comenzara la maratón de proyecciones.

La academia de las musas es una película extraña, como son las obras del director. Comienza con una clase en la universidad, sobre los orígenes del amor como tema en la poesía, dictada por un profesor italiano hablando en castellano, un filólogo más precisamente. La cámara toma la exposición de este profesor pero también las reacciones de un auditorio reducido, conformado principalmente por alumnas mujeres, en la mayoría de los casos más jóvenes que el profesor.

Lo que empieza como un registro de una clase, comienza a adentrarse en las búsquedas personales de quien está al frente del curso pero también de una serie de alumnas, a quienes el contenido dictado por el profesor parece calar profundo en sus vidas. Las preguntas que hacen encierran mucho de sus propias preocupaciones vitales, así como sus risas, enojos y demás reacciones ante cada debate que se suscita entre esas cuatro paredes. Luego la cámara sale del aula y se interna en conversaciones íntimas entre el profesor y dichas alumnas, que le cuentan sobre sus dilemas amorosos, con otros hombres y con él. Le hablan de lo que significa él como maestro intelectual en sus vidas.

También está la mujer del profesor, que a su vez presencia las clases, y cual moderno Alcibíades debe lidiar con el hecho de que sus compañeras de aula se enamoren de él. En el fondo, la estructura dramática de esta obra de Guerín recuerda “El banquete” de Platón. La relación pedagógico-sentimental que establece Sócrates con sus discípulos es similar a la de este experto en poesía clásica con sus alumnas.

La otra película española que me impactó fue El juego de la propaganda, un documental sobre Corea del Norte, la mitad comunista de esa isla, realizado por un español que decide viajar al país asiático para sacar sus propias conclusiones acerca del fenómeno político que allí tiene lugar. Quiere evitar caer en la aceptación irreflexiva de todo lo que se dice en las grandes cadenas internacionales de medios demonizando dicho régimen.

Tomas fascinantes de una Corea moderna y al mismo tiempo ancestral, son acompañadas por la voz en off del director, que va reflexionando y también entrevistando gente del régimen. Para poder hacer el documental el director recibe un permiso del gobierno norcoreano, que le asigna una camioneta con una serie de agentes gubernamentales que lo acompañan en todo el recorrido y no lo dejan solo en ningún momento. En esas condiciones, el director va filmando todo lo que sucede y observa.

Hay otras entrevistas, aparentemente filmadas en España y en sedes de la ONU, donde ciertos diplomáticos exponen un punto de vista distinto al de los norcoreanos, profundamente crítico de dicho régimen político. Bajo esta lógica pendular de exposición de los hechos, que muestra defensores y detractores de la realidad norcoreana, se va construyendo la trama de un documental con auténtica vocación exploratoria.

Se proyectó La isla del viento, película española que relata parte de la vida de Unamuno, uno de los pocos filósofos españoles de renombre en el mundo entero. No la pude ver lamentablemente. También se proyectó la española El apóstata, que en la misma línea que la chilena El club de Larraín (también proyectada en este festival), discute fuertemente la raigambre católica de su país. Tanto la película española como la chilena ponen bajo la mira crítica la vigencia de los valores del catolicismo en el presente. La primera, en tono de comedia más ligera, con un personaje que decide apostatar (renunciar a su condición de bautizado). Estructurando un drama mucho más ácido, la segunda pone en escena una serie de curas viejos, conviviendo en una casa de reclusión de la iglesia ubicada en la costa chilena, habiendo sido confinados a ella por haber pecado en el pasado mientras cumplían funciones religiosas (pedofilia, apuesta clandestina, entre otras cosas).

Recuerdo que en el último BAFICI rescaté cierta película sobre Patricio Guzmán, el gran documentalista chileno, que vivió un tiempo en España e hizo otro bello documental-ensayo sobre la capital de ese país, titulado precisamente Madrid. Chile es otra cultura fascinante para mí, quizás por lo cercana y al mismo tiempo distinta a la nuestra. Aunque creo que una de las cosas que más me atraen del país que hay al otro lado de la cordillera es la fuerte impronta de cultura española que corre por sus venas. En Chile lo español se ve mucho menos interferido por otras sedimentaciones culturales, como ocurre acá.

Al igual que en España, hacer una reflexión crítica e incisiva sobre el catolicismo en Chile es mucho más polémico y provocador que hacerlo en Argentina, por la historia y el arraigo de los valores cristianos en esas tierras. No voy a hablar de los discursos sobre lo religioso en ambas películas citadas, dejo a criterio de los espectadores las conclusiones al respecto. Es claro que se trata de miradas, más o menos tolerantes del fenómeno religioso, pero incisivamente críticas. Al mismo tiempo, audaces y desprejuiciadas, sobre todo la del chileno Pablo Larraín, en tanto deciden abordar un tema sensible de su propio universo cultural.

Segunda parte de la cobertura acá

Anuncios

7 comentarios el “BACANAL DE CINE EN MAR DEL PLATA 2015 (I)

  1. vany
    11 noviembre, 2015

    Muy buena reseña. Con un lindo tinte autobiográfico y una mirada critica sencilla. Me encantó.

    Le gusta a 1 persona

  2. Fernando
    11 noviembre, 2015

    Comparto Álvaro tu observación, acerca de que algunos críticos comentan las películas antes de ir al festival. A veces me pregunto para qué van, o por qué van con tanto entusiasmo, si ya vieron tantas películas antes.
    Un abrazo.

    Me gusta

    • lacuevadechauvet
      11 noviembre, 2015

      Fernando querido, llama la atención también porque comentando las películas antes de que se proyecten en el festival, se deja afuera todo lo que generan esas proyecciones en las salas. Algo que forma parte también de la vida de una película creo.

      Me gusta

  3. Fernando
    11 noviembre, 2015

    Totalmente de acuerdo. Incluso estando en el festival parecen ocuparse de las novedades (de las que no vieron antes) antes que de lo que se exhibe en las secciones no competitivas y las funciones especiales.

    Me gusta

  4. Mariano
    15 noviembre, 2015

    Los festivales son un mercado persa. No están hechos para ver películas y comentarlas sino para vender

    Me gusta

    • lacuevadechauvet
      16 noviembre, 2015

      Sinceramente Mariano, creo que son bastante más que eso. Hay películas absolutamente independientes, sin ninguna posibilidad comercial, que utilizan los festivales no para venderse, sino para mostrarse en algún lado. Vos decís que no están hechos para ver películas, yo toda la gente que me cruzo en los festivales, entre quienes me incluyo, lo único que hace es ver películas todo el tiempo.
      Por otro lado, hay retrospectivas de cine clásico, directores de todas partes del mundo y de épocas remotas, autores hiper independientes como Trend Harris este año en Mar del Plata. Debe haber festivales y festivales también, pero creo que es mucho más lo positivo de un festival que lo negativo, que seguramente lo tiene.
      Alvaro F.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10 noviembre, 2015 por en Sin categoría y etiquetada con , .

Introducí tu dirección de correo electrónico para seguir esta revista virtual y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

EQUIPO DE TRABAJO

Director: Álvaro Fuentes Escribas: Ezequiel Iván Duarte Mariano Vázquez Francisco Goin Gustavo Provitina Alejandro Noviski Pablo Ceccarelli Álvaro Bretal Giuliana Nocelli Juan Jorge Michel Fariña Pablo Osorio Morena Goñi

Redes sociales

A %d blogueros les gusta esto: