LA CUEVA DE CHAUVET

ARTE PRIMIGENIO DE IMAGEN EN MOVIMIENTO

CUATRO MILLENNIALS SUELTOS EN NUEVA YORK

<Por Mariano Vazquez>

Masters bynMaster of None nos introduce en el día a día de Dev, un actor de medio pelo, descendiente de indios, que deberá afrontar una serie de obstáculos y vicisitudes en el camino a la madurez.

Cada episodio está organizado en torno a uno de estos supuestos “obstáculos” que debe afrontar todo joven neoyorkino de clase media. Es así que deberá interrogarse sobre la posibilidad de tener hijos, mantener una relación estable, indagar el pasado de sus padres y lidiar con los estereotipos sociales y raciales entre otros.

Lo más interesante de esta serie radica en la elasticidad de cada capítulo para, en pocos minutos, jugar con la incorrección política, coquetear con la sensiblería y esbozar una crítica sobre la sociedad norteamericana. Todo esto se puede enhebrar en un ida y vuelta donde el humor y la risa no son la risotada burda o chabacana, sino un periplo entre lo universal y lo local.

El punto más alto de la crítica se puede encontrar en el episodio 4, titulado “Indios en televisión”, cuando Dev recorre varios castings en donde le ofrecen papeles como taxista, dueño de supermercado, ingeniero en informática o médico, y lo más ofensivo es que le pide que fuerce su acento para parecer aún más indio. A esto se suma una filtración de un email de directivos de la cadena televisiva que sueltan varios chistes xenófobos y racistas sobre los indios. La resolución, como en todos los episodios, no es feliz, ni moralista, sino sencillamente realista, lo que deriva, en muchos casos, en una crudeza cotidiana difícil de digerir.

Cuatro amigos

Por otra parte, podemos pensar que la estructura general de la serie tiene muchas similitudes con el clásico de las sitcoms norteamericanas Seinfeld. En este sentido vamos a ir viendo, capítulo a capítulo, que Dev no está solo; tiene tres amigos más: Un amigo chino, acusado de ser irresistible con las mujeres, un amigo freak, que suele tener las respuestas más desopilantes y también las ideas más disparatadas, y una amiga lesbiana, que aporta la sensatez al grupo mientras destruye los mitos sobre los que los hombres construyen sus creencias. En otras palabras podemos encontrar similitudes con George Constanza, Elaine Benes y Kramer.

La serie cuenta con dos puntos flojos, el primero de ellos radica en las dificultades que podemos encontrar en una dinámica narrativa que por momentos está desbalanceada, al punto de notarse que se fuerza el hilo narrativo para que se incluyan todos los chistes que se pensaron para el guión. Por otro lado, y muy relacionado con esto, tanto los tópicos que abordan como los chistes que se cuentan, ya fueron contados en otras series y/o comedias y, si bien no deja de ser gracioso, el chiste esperado carece de uno de sus elementos más importantes, el factor sorpresa.

Una mirada sobre los millennials

Se conoce a los millennials como aquellas personas que nacieron aproximadamente entre 1981 y 1995 y se las puede definir con una personalidad muy particular: egocéntricos, muy preparados académicamente y nacidos bajo el paraguas de la prosperidad económica del Estado de Bienestar.

Con los millennials como telón de fondo, se entreteje la trama de Master of None, donde tanto Dev como sus amigos viven rodeados por una tecnología que se presenta como una extensión más del cuerpo, como una naturaleza ineludible pero inalcanzable donde, cuando debe incorporar a padres y abuelos a este universo, lo primero que emerge es el fastidio por el desfasaje histórico-social.

Por otra parte, la serie retrata cómo una serie de cuestiones sociales de décadas pasadas han caído en el olvido y ya carecen de validez: el orden de la casa, la estabilidad laboral y la tan criticada pérdida de la conversación cara a cara.

En definitiva podemos afirmar que, a lo largo de todos sus episodios, la serie consigue una voz propia y si bien critica no emite juicios morales. No juzga el desatino de los personajes ni las decisiones tomadas. En todo caso, esos pasajes ponen en jaque al espectador, al punto de desafiar sus prejuicios y no sólo en temas raciales -como ya lo anticipamos-, sino en asuntos tanto o más delicados como puede ser la infidelidad.

La serie

Master of None está organizada en episodios breves donde Dev, el protagonista, se enfrentará a estos diversos tópicos que se presentan como una bisagra entre la adolescencia y la madurez. Master of None fue creada por Aziz Anzari y Alan Yang  (Parks & Recreation) y la primer temporada cuenta con diez episodios. Fue producida por la empresa de streaming Netflix.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 noviembre, 2015 por en Sin categoría y etiquetada con .

Introducí tu dirección de correo electrónico para seguir esta revista virtual y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

EQUIPO DE TRABAJO

Director: Álvaro Fuentes Escribas: Ezequiel Iván Duarte Mariano Vázquez Francisco Goin Gustavo Provitina Alejandro Noviski Pablo Ceccarelli Álvaro Bretal Giuliana Nocelli Juan Jorge Michel Fariña Pablo Osorio Morena Goñi

Redes sociales

A %d blogueros les gusta esto: