LA CUEVA DE CHAUVET

ARTE PRIMIGENIO DE IMAGEN EN MOVIMIENTO

LOS 7 MAGNÍFICOS: IDEAS PARA UN ABORDAJE DEL WESTERN

<Por Álvaro Fuentes>

7-magnificos-byn

Mucho se dice del western y poco lo que he visto de ese género, al menos en comparación a lo que me hubiese gustado ver. Un teórico del tema ha sido André Bazin, que entre otras cosas planteaba que no importaba la fidelidad que las películas de cowboys tuvieran con la historia, sino el contenido de verdad histórica que poseían por sí mismas, como expresiones de una época y la idiosincrasia de una sociedad.

En lo personal, el western me interesa por su gran capacidad de generar empatía. El esquema de buenos y malos en este tipo de películas creo que está más allá de una cosmovisión social, como se piensa frecuentemente, sino que responde a una declarada búsqueda de los autores de generar en los espectadores empatía con los personajes. Se trata de una regla infalible de construcción del discurso ficcional, un recurso para producir un tipo de catarsis moderna que sólo puede lograr el cine, cosa que los norteamericanos comprendieron muy bien.

Algo de esto se ve en la reversión de Los siete magníficos, de Antoine Fuqua, el mismo de Día de entrenamiento, en homenaje a la película de 1960 de John Sturges. Ambas tienen como origen otra película de 1954, en este caso de Samuráis, de Akira Kurosawa.

Pero como decía, el western es un género que declaradamente acentúa los polos morales para causar empatía en el espectador y en esa línea la película de Fuqua busca hacer del villano un ser extremadamente malo. Se advierte cierta pretensión de recrear rasgos del Guasón de Nolan. Pero no es en lo único que esta película busca parecerse a la trilogía de Batman. También en ciertos movimientos de cámara y en la orquestación de una moderna música tensionante para ciertas escenas. Esos pequeños gestos imitativos de una estética que marcó una tendencia en el cine contemporáneo, dan cierto aire de impostación a la obra. Pero más allá de eso tiene buen ritmo narrativo y sutilezas técnicas varias.

La estructura del western empieza por plantear una situación de gran injusticia que ciertos cowboys con sentido ético deben subsanar. Sea combatiendo el mal que sigue teniendo lugar en el presente, como en el caso de Los siete magníficos donde una banda de pistoleros mantiene bajo un régimen de usurpación y terror a un poblado de campesinos, o vengando la injusticia cometida, compensando a las víctimas y castigando a los culpables, como ocurre en Los imperdonables de Clint Eastwood.

En todos los casos la legalidad es un orden todavía endeble, no del todo asentado en la sociedad, y por lo tanto lo que prima es la ley del más fuerte. El bien y el mal dependen de individuos particulares que poseen o no sentido de justicia, y actúan en consecuencia. Se produce una confrontación entre justos e injustos, en una temeraria lucha de fuerzas. Los representantes de la justicia actúan para ganar unos dólares, por mero divertimento, por venganza o incluso como solitarios representantes de la ley.

En los móviles del principal justiciero se diferencian la película de 1960 y su remake actual. En la versión vieja, el líder de la banda que va a salvar al pueblo que sufre los abusos de poder de la banda de malechores, posee un sentido de la justicia que no se explica de dónde viene. Mientras que en el mismo personaje de la versión actual, encarnado por Denzel Washington, los móviles son más complejos: él es representante de la justicia formal y además tiene un deseo personal de venganza, dado que el malhechor en cuestión también cometió abusos contra su propia familia. En el esquema simplificado de la versión de 1960 hay más inocencia y la escena moral funciona con mayor eficacia.

En el villano de la nueva versión también se ve un intento por complejizar la psicología del personaje, mostrándolo como un ateo despiadado que no respeta los templos religiosos (comete atrocidades en ellos y los quema). Eso sumado a su actitud marcadamente perversa. En la versión del sesenta las cosas son mucho más simples. El villano no es un millonario cínico sino el líder de una banda de pistoleros que busca solventar los gastos de sus hombres doblegando poblados que vivirán a su costa. En cierto momento perdona la vida de los cowboys justicieros mostrándose más clemente y negociador que el de la nueva versión, que es absolutamente despiadado.

La diferencia entre una y otra obra es que una despoja a los personajes de móviles psicológicos y deja actuar las fuerzas del bien y el mal sin mayor sobre-explicación. La segunda película intenta dar mayor densidad a los móviles, creando psicologías más complejas, y empantanando de esa forma la simplicidad del anterior esquema. Eso no significa que los móviles no sean importantes en el western. De hecho, muchas veces estructuran la acción dramática como en la ya mencionada Los imperdonables, donde el personaje principal cometió injusticias en el pasado y quiere resarcirse criando a sus hijos y trabajando la tierra, pero termina retomando su antigua actividad con culpa y a la vez preocupación por estar demasiado viejo para poder llevarla a cabo. Pero en estos casos el trabajo sobre la psicología del personaje es más profundo y detallado.

Para concluir, se puede establecer una diferencia entre dos tipos de western: el ético y el psicológico. Uno quizás más anclado en el período clásico del género, el otro probablemente más moderno. En su intento por pertenecer a ambos tipos es tal vez donde falla la nueva versión de Los siete magníficos.

Nota relacionada de Pablo Osorio

Anuncios

4 comentarios el “LOS 7 MAGNÍFICOS: IDEAS PARA UN ABORDAJE DEL WESTERN

  1. Daniel Cecchini
    10 octubre, 2016

    Para el tema de la polarización entre el bien y el mal, que tan bien planteás, es más que recomendable “El jinete pálido”, de Eastwood.

    Le gusta a 1 persona

  2. roman ganuza
    26 octubre, 2016

    No vi el film, pero la afinada comparación que hacés entre los “tipos” de westerns según la mayor o menor complejidad de los personajes, y la relación directa que hay entre este ultimo tipo con la posibilidad de asegurar una empatia con el espectador, me remite a dos películas de Ford (Centauros del desierto y Un disparo en la noche/quien mato a Liberty Valance) que vistas desde tu enfoque serían westerns de avanzada, altamente críticos. Allí el bien y el mal no encarnan de modo tan polar en los personajes y especialmente en el segundo, la división de la legalidad entra en crisis. John Wayne, que es el “bueno” de una legalidad paralela, se aviene a la progresión cívica sugerida por la impronta de James Stewart. Y Lee Marvin, un “malo” aparentemente redondo, encuentra una justificación final por la funcionalidad de su “maldad” a intereses económicos concretos. . Veo, leyéndote, que Ford, ademas de todos sus méritos ya rubricados, tomaba mayores riesgos en su edificación de lo ficcional. Son muy fecundas tus observaciones. Gracias

    Le gusta a 1 persona

  3. Álvaro Fuentes
    26 octubre, 2016

    Interesante, como decís Roman, pensar la complejidad del edificio ficcional de Ford, que traspasa los límites de las convenciones. Habría que armar una nota pormenorizada sobre eso! Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 3 octubre, 2016 por en Sin categoría, Western y etiquetada con , .

Introducí tu dirección de correo electrónico para seguir esta revista virtual y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

EQUIPO DE TRABAJO

Director: Álvaro Fuentes Escribas: Ezequiel Iván Duarte Mariano Vázquez Francisco Goin Gustavo Provitina Alejandro Noviski Pablo Ceccarelli Álvaro Bretal Giuliana Nocelli Juan Jorge Michel Fariña Pablo Osorio Morena Goñi

Redes sociales

A %d blogueros les gusta esto: