LA CUEVA DE CHAUVET

ARTE PRIMIGENIO DE IMAGEN EN MOVIMIENTO

DOS RECUERDOS DE FAVIO

<Por Daniel Cecchini>

Nota publicada originalmente en Miradas al Sur en ocasión de la muerte de Favio

FILMS DE LEONARDO FAVIOCorría 1987 y, recién vuelto del exilio, Leonardo Favio quería filmar la vida de Severino Di Giovanni. El problema eran, claro, los fondos. Héctor Ricardo García estaba dispuesto a darle toda la manija posible. A mí me tocó entrevistarlo en un hotel de Palermo, donde por entonces citaba a los periodistas.

Recuerdo que fue una charla larga y que Favio insistía, una y otra vez, en la riqueza del personaje. Pensado a la distancia, tal vez él lo viera como antes había visto a Moreyra y después concibió a Gatica: un tipo entero que se la jugaba, marcado por un destino trágico. Iba a ser, sin dudas, una película épica.

De la conversación sólo me quedaron dos frases. Las dos dichas después de que diéramos por terminado el reportaje. La primera fue cuando salimos a la calle para hacer algunas fotos más. El fotógrafo le pidió que le hiciera señas al primer taxi que pasara y se subiera. Le gustó la idea. El primero en pasar fue un Ford Falcon, que le frenó al lado. Favio manoteó la puerta, la abrió… pero no se subió. Se quedó ahí, parado, con la puerta en la mano, como si estuviera confuso pero con una sonrisa equívoca en los labios. No subió.

– ¿Sabés qué pasa? – me dijo -. Cada vez que me toca un Falcon no sé si subirme por la puerta o meterme en el baúl.

Minutos después, al despedirnos, me regaló una foto en sepia del militante anarquista y me pidió: “Hacé una buena nota, necesito difusión, porque para esta película nadie quiere poner guita”. La entrevista, a doble página, con la foto de Severino y la suya abriendo la puerta del taxi, fue publicada finalmente en Flash.

Favio nunca filmó la historia de Severino di Giovanni.

Diez años más tarde, en octubre de 1997, me contactó a través de Tito Jacobson. “Favio tiene una propuesta para vos, llamalo”, me dijo Tito. Dos días después me recibió en su productora, no recuerdo si sobre Riobamba o Ayacucho, cerca de Santa Fe. Me hizo un pequeño tour por las oficinas y durante poco más de media hora me mostró, en la pantalla de una computadora, varios retazos de material fílmico: dos o tres noticieros de Sucesos Argentinos, un discurso de Evita, otro del general – todos ellos en blanco y negro –, y una parte del desfile militar realizado el día de la asunción de Perón a la segunda presidencia. En color. “No sabía que había películas en color de esa época”, le dije, sorprendido. “Es de una cadena norteamericana”, me contestó.

Un rato más tarde, en su oficina, buscó de una estantería una pila enorme de fotocopias y las apoyó sobre el escritorio. Después abrió un cajón y sacó cinco resaltadores de diferentes colores, que puso encima de las fotocopias.

– Tengo grabaciones de todos estos discursos. Lo que quiero es que me elijas frases importantes que tengan que ver con política, economía, soberanía, estatizaciones y me las selecciones con diferentes colores – me pidió.

– ¿Para qué?

– Voy a hacer una trilogía sobre Perón.

Me quedé en silencio casi un minuto, mirando la pila de papeles. Por un lado, me fascinaba la idea y que Favio hubiera pensado – vaya uno a saber porqué – en mí para ese trabajo. Por el otro, sabía que no era el tipo indicado: no tenía dudas de que Favio iba a hacer una película peronista.

Gobernaba Menem y para mí – que nunca había sido peronista y estaba seguro de que jamás lo sería – el Turco era la continuidad de Perón. En el medio de la historia, Cámpora había sido un accidente, o quizás un error táctico del viejo general. El peronismo, una máquina de construir poder que, tarde o temprano pero siempre, funcionaba por derecha.

– No sé si soy la persona indicada – le dije, y le expliqué.

– Pensalo y contéstame en dos días – me respondió. Y agregó: – Pero llevate los discursos.

Agarré, también, los resaltadores de colores. Lo llamé dos días después y le dije que no, que no podía. Favio no insistió y yo me olvidé del asunto.

Cuando, años después, vi Sinfonía de un sentimiento quedé maravillado. Favio demostraba, una vez más, que era un monstruo del cine emocional. Y del cine con mayúsculas también. Me había emocionado y casi sentía pena por mí por no ser peronista y ser incapaz de sentir esas cosas. Pero, bueno, en la vida hay cosas que uno no puede ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 5 noviembre, 2016 por en Cine político, Sin categoría y etiquetada con , , .

Introducí tu dirección de correo electrónico para seguir esta revista virtual y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

EQUIPO DE TRABAJO

Director: Álvaro Fuentes Escribas: Ezequiel Iván Duarte Mariano Vázquez Francisco Goin Gustavo Provitina Alejandro Noviski Pablo Ceccarelli Álvaro Bretal Giuliana Nocelli Juan Jorge Michel Fariña Pablo Osorio Morena Goñi

Redes sociales

A %d blogueros les gusta esto: