LA CUEVA DE CHAUVET

ARTE PRIMIGENIO DE IMAGEN EN MOVIMIENTO

– P R E S E N T A C I Ó N –

 

cave ardeche

La caverna ha sido metáfora del arte desde tiempos de Platón, con su conocida narración alegórica en el diálogo ¨La República¨. El pensador griego hablaba de la filosofía pero también de muchos otros tópicos más específicos como el rol del arte en las sociedades humanas, y en la Grecia del siglo V antes de Cristo en particular. La metáfora de la caverna habla del arte como elemento constitutivo del espíritu humano, y también del arte figurativo o representativo, utilizando una distinción del análisis estético nietzscheano. No es lo mismo un arte que es pura espontaneidad, manifestación directa de las pasiones, como la música, que un arte que se propone representar la realidad, referirse a ella, describirla, mediante figuras simbólicas. Pintar un rostro humano, un cuerpo, el galope de un caballo, es arte figurativo o representativo en esencia.

La historia del arte figurativo se remonta a tiempos inmemoriales. Los antiguos habitantes de las cavernas pintaban en las paredes de piedra, con los materiales que tenían a su alcance, figuras de animales hostiles. Ilustraban la gran guerra del humano con el resto de las especies, un capítulo parcialmente cerrado de nuestra vasta historia.

Los homo sapiens, e incluso formas más primitivas de la especie, cultivaron diversas técnicas de representación de ese mundo hostil del que pretendían dejar testimonio. Lo que hacía a ciertos artistas más talentosos que otros era la capacidad de expresar, mediante figuras de humanos y animales fijadas en la piedra, el movimiento. Eran las capacidades individuales de un artista, pero también los desarrollos técnicos de una comunidad primitiva en particular, lo que hacía posible representar con mayor o menor grado de realismo y expresividad el movimiento vivo de esa dramática guerra de las especies.

Había quienes se servían del relieve y la irregularidad de las superficies rocosas para generar un efecto de tridimensionalidad. Otros planeaban complejas ingenierías de iluminación con fuego para crear la sensación de movimiento en las figuras plasmadas en el rugoso lienzo de piedra. De esto último parece hablar Platón cuando recrea esa especie de teatro de sombras en su caverna imaginaria.

Herzog retoma la idea de proto-cine (imágenes del mundo físico y su movimiento), presente en el arte pre-histórico, en su documental La caverna de los sueños olvidados. En el año 1994 un grupo de expedicionarios descubre una caverna de hace 30.000 años atrás, la más antigua de las conocidas en la actualidad, conservada intacta por una glaciación que la cubrió herméticamente y la protegió milagrosamente del paso del tiempo. Estamos hablando de la cueva de Chauvet, situada en Ardeche, Francia.

Paradójicamente, siendo la cueva más antigua de las que se tenga registro, resulta ser la más vanguardista en el desarrollo de la técnica pictórica pre-histórica. Los animales allí representados tienen la particularidad de estar dibujados en varios planos o secuencias de movimiento. Vemos cabezas de caballos, bisontes y leones, repetidas en series de dos o tres, en lo que parece un intento de recrear el movimiento, a la manera de la técnica de fines del siglo XIX de proyección seriada de fotogramas. Vemos esas figuras en serie, superpuestas unas con otras, sugiriendo el cambio de una posición a la siguiente. A diferencia de cualquier otro arte pictórico de la prehistoria, en la cueva de Chauvet los dibujos no son figuras individuales, fijas en un tiempo y un espacio, a la manera convencional.

Hoy el cine, antes la fotografía, más atrás la pintura y la escultura clásicas, constituyen pasos en el largo camino de representar la vida animada que nos rodea. Tampoco debemos dejarnos llevar por la ilusión de un progreso evolutivo de las artes figurativas. El cine es una compleja técnica, pero que nos enfrenta a la eterna rudimentariedad de las artes humanas. Hace por lo menos cien años que existe como novedosa forma de representación artística. ¿Acaso estamos todavía en la etapa inicial de su desarrollo histórico? ¿o frente al momento de su senectud? ¿se avecinan nuevas formas de representación del mundo, que integrarán lo ya conocido? ¿llegará ese tiempo en que dejemos de ser caminantes prístinos y salvajes de un mundo que jamás comprenderemos?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introducí tu dirección de correo electrónico para seguir esta revista virtual y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

EQUIPO DE TRABAJO

Director: Álvaro Fuentes Escribas: Ezequiel Iván Duarte Mariano Vázquez Francisco Goin Gustavo Provitina Alejandro Noviski Pablo Ceccarelli Álvaro Bretal Giuliana Nocelli Juan Jorge Michel Fariña Pablo Osorio Morena Goñi

Redes sociales

A %d blogueros les gusta esto: