ENTRE LA PANTALLA Y EL ANOTADOR: WORKSHOP SOBRE ESCRITURA EN CLAVE CINEMATOGRÁFICA (I)

La revista La cueva de Chauvet, participó del último Festival REC 2020  con la coordinación del taller “Entre la pantalla y el anotador: workshop sobre escritura en clave cinematográfica.”. La siguiente nota, es parte de los materiales producidos por sus participantes en relación al cortometraje de Luisina Anderson Quedarse en casa.

SEÑALES EN EL ESPACIO

El cortometraje de Luisina Anderson, presenta la angustia de sentir que quedarse en casa no es suficiente protección frente al mundo que nos rodea. Surge así, una dicotomía de sensaciones opuestas que constantemente llevan al espectador a una verdadera odisea del espacio.

En el interior de una casa y a la luz resplandeciente del día, habitan dos chicas: Camila y Micaela, quienes en un clima de inocente diversión, parecen estar ajenas al peligro que las acecha. A su vez, el espacio exterior representado por el aspecto iluso del televisor invade las habitaciones del hogar, con sus voces parlantes y sus argumentos policiales sobre un femicidio. La imagen televisiva se ensancha ocupando todo a su paso, contaminando con su presencia el entorno y provocando que los personajes, perciban sombras intimidantes en una zona recóndita de la casa.

De esta manera, permanece bajo tensión una constante dualidad en el relato: el sosiego que produce estar dentro de casa y el riesgo inquietante de cruzar ciertos límites. La fuerza de gravedad que mantiene en eje y contención a las protagonistas, comienza a resquebrajarse. Los cuerpos permanecen por momentos rígidos, tendidos sobre el suelo y por otros distendidos en bailes frenéticos y espontáneos. 

Entre ausencias y presencias, zonas y rincones, el discurso audiovisual conduce  al espectador a un recorrido inquietante por el espacio, permitiendo trazar una línea de supersticiones, donde se entrecruzan percepciones y vivencias de manera omnipresente. Un relato exterior de carácter hostil y persuasivo y otro interior, receptivo e inmaculado, llevan a un despertar de conciencia en ellas generando un clima de incertidumbre. 

En lo que sólo pareciera ser pasar el tiempo jugando en casa, subyace otro argumento: el desconcierto y el temor de crecer en un mundo violento, opresivo y sin libertad. 

Estudiante de la carrera Artes Audiovisuales de la Facultad de Artes (UNLP). Actualmente es tesista de la Licenciatura en Teoría y Crítica. Explorador del lenguaje y la escritura cinematográfica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + 10 =