Entrevista a Florencia Calvi: “Hay una búsqueda para participar en proyectos que me interpelen”

Fragmento del corto

 Florencia Calvi es productora y directora de cine, guionista, montajista y actriz. Está terminando su tesis de orientación Realización. Produjo 2 cortos (Y la lluvia también y Cenizas) que fueron seleccionados para la edición número 11 del festival REC. 

Federico Sánchez (FS): ¿Qué te llevó a producir estos cortos? ¿Has compartido otros proyectos con estos directores? 

Florencia Calvi (FC): Hay una búsqueda constante en mi vida de participar en proyectos que me interpelen, que me produzcan algo, y fue cuando estaba terminando de cursar la carrera que pensé que quería ir por ese tipo de proyectos. A Gonzalo Mellid ya lo conocía al trabajar con él en múltiples oportunidades. Y a Melchor lo conocí en una cursada de producción donde comentó que estaba encarando su tesis. Yo había visto una película que había hecho hace unos años y quería trabajar con él. Así que me acerqué y le ofrecí producir su tesis. 

El trabajo con ambos fue muy diferente, porque los dos tienen dos maneras muy distintas de trabajar y dos proyectos muy distintos. Con Gonzalo, en Cenizas, armamos la propuesta estética ya que también estuve como asistente de dirección, lo cual me abrió la puerta a un rol que me interesa muchísimo.

En Y la lluvia también, con Melchor, por otro lado, el proceso empezó de cero, desde la etapa de guión. Hubo un intercambio fluido y constante con el equipo de producción en donde íbamos pensando qué dirección podía tomar el proyecto, qué giros beneficiaban al guión, etc. Es muy interesante cuando un director que es su propio guionista abre su trabajo buscando un feedback con el equipo encargado de llevarlo a cabo. Yo siempre concebí a la producción como un área creativa, lejos de ser la escala numérica a la que muchos la reducen. Este proceso llevó tres meses hasta que el guión estuvo bien pulido e iniciamos la preproducción.

FS: ¿Cómo se llevó a cabo la preproducción y la elección de lxs actores y actrices?

FC: Con Y la lluvia también lo importante era conseguir los elementos necesarios para poder filmarlo, empezando por la locación que debía tener características de distribución específicas para poder plasmar la propuesta de Melchor. Por ejemplo, necesitábamos una casa quinta con pileta que pudiera verse desde una ventana, por motivos dramáticos. Una vez definida la locación, el desafío fue adaptar todo lo demás para que coincidiera en el período de tiempo disponible. En el caso de Cenizas teníamos en claro la locación del bosque, pero precisábamos otra con rasgos de abandono para transmitir el clima que el director buscaba. En este corto de terror, los actores son un elemento más dentro de una puesta casi coreográfica, que está marcada por un recorrido y la relación de los personajes con el entorno, las locaciones y ellos mismos. 

En Y la lluvia también el casting de los actores fue más específico. Estábamos buscando actores con un gran poder de comunicación a través de sus gestos, ya que la trama es lo que ocurre por debajo de lo que se dice. Incluso la dinámica entre ellos debía ser muy específica para generar el clima y la tensión entre los protagonistas, quienes sostenían el conflicto con su dinámica. Fue un proceso muy exhaustivo hasta poder dar con las personas adecuadas.

FS: ¿En qué lugares fueron rodados ambos cortos? ¿Fue muy difícil encontrar ambas localizaciones?

FC: Cenizas fue rodado en el Parque Pereira Iraola y una locación abandonada en las afueras de La Plata. 

Y la lluvia también se filmó en una quinta cercana a City Bell en donde pasamos 3 días viviendo durante el rodaje y una escena extra en las afueras de Cinema Paradiso, un cine icónico de la ciudad.

Hay algo muy importante cuando una se une a un proyecto, y es ser capaz de dejar que el director mantenga el volante mientras uno se asegura de que el auto funcione y ofrecer rutas para que el auto llegue a destino

FS: ¿Cuánto tiempo duraron los rodajes? ¿Alguna anécdota que quieras contar sobre las filmaciones de estos cortos?

FC: El rodaje de Cenizas llevó tres días, con toda la preproducción que implica armar un monstruo construido un 90% por posticería. La directora de maquillaje hizo un trabajo brillante caracterizando la imagen del personaje que sustenta el elemento de terror del corto. Un día fue destinado a la recorrida del parque Pereyra y se suponía que otro sería para filmar en la estructura abandonada, pero ese día las cosas no nos salieron como lo planeamos. La luz no nos acompañaba, lo cual hizo que los últimos planos del día no se lucieran por lo que hubo que repetirlos. Ese día amanecí absolutamente dura a las 4:30 de la mañana con un día entero de producción por delante. No sé cómo hice pero logré poner todo el rodaje en marcha, buscar a cada uno del equipo, manejar hasta la locación, ubicar los equipos y limitarme a descansos cortos en el auto mientras filmaban. El segundo día, por suerte, fue mucho más sencillo y, viéndolo a la distancia, fue una buena decisión porque el material obtenido le da la calidad de imagen que buscábamos al corto.

Con Y la lluvia filmamos en cuatro jornadas. Tres en la casa quinta y una para filmar la secuencia del baño en cámara lenta y el cine. Haber podido convivir con todo el elenco y equipo en el mismo lugar siempre hace que los rodajes se afiancen y se genere un buen clima. Pero el desafío era filmar un corto con esa temática y trabajar con tres menores de edad. Hubo una investigación y un trabajo previo muy grande con asesoría legal y muchas charlas con los padres que confiaron en nosotros y nuestro trabajo. Fue una gran experiencia que no jugó con la integridad de ningún menor, incluso trabajando con desnudos. Esos son dos de los manejos de los que me siento más que orgullosa. 

FS: ¿Cómo resolvieron ese desafío?

FC:  El guión requería una foto de un desnudo y el maquillador y yo nos encargamos de tomarla, generando todas las condiciones de intimidad para que la actriz no se sintiera expuesta en ningún momento. Cuando terminamos me agradeció porque se había sentido muy cómoda en ese momento y me sentí muy contenta de haber podido darle ese espacio. Con el protagonista incluso, yo me aseguré de ser alguien con quien pudiera contar dentro del rodaje, por fuera de su trabajo como actor. Quise que mi rol de productora les permitiera disfrutar de lo que estaban haciendo y que sintieran que había alguien que se ocupaba de ellos, lo cual contribuye a una experiencia humana. Con Valentín, el protagonista, somos amigos hasta el día de hoy.

FS: Además de ser asistente de dirección en “Cenizas”, también fuiste asistente de montaje en “Y la lluvia también”.

FC: Es así. De alguna manera fui la organizadora de ese proyecto (risas). Yo me encargué de ordenar el material que Melchor eligió editar junto con su asistente de dirección, Francisco. Yo soy montajista y le ofrecí hacer ese trabajo primero porque me interesaba ponerme en contacto con eso, y segundo, porque creo que liberar la carga de organizar y foguear todo el material y sincronizarlo entendiendo las unidades narrativas de lo filmado, hace que el montajista se pueda preocupar por su trabajo: contar una historia. Y creo que ahorra un desgaste innecesario de energía que puede usarse para ponerlo en el armado de la historia. De nuevo, Melchor fue muy abierto en cuanto al proceso ya que cuando tuvo un primer corte nos lo mostró a mí y al asistente de producción, y tomó muy en cuenta nuestras devoluciones. Realmente el segundo corte fue increíble y creo que hoy se ve el resultado por cómo fue recibido en la cantidad de festivales que fue elegido.

Y Cenizas me dio algo muy importante: la oportunidad de ejercer un rol cercano al que más me interesa: Dirigir. Yo estaba un poco conflictuada con la producción porque sentía que quería tener injerencia en aspectos más creativos de la película, desde su armado, y Cenizas me abrió la puerta a eso. Creo que de alguna manera me acercó a la idea de poder dirigir y a ser capaz de entender y diseñar junto al director, la visión y el armado de todo el corto.

FS: Si hubieras sido la guionista y directora de “Y la lluvia también”, ¿hubieras armado distinta la historia? ¿Y en “Cenizas”?

FC: En Y la lluvia también la primera vez que lo leí, recuerdo haber pensado “esto es increíble, ojalá lo dirigiera yo” lo cual es un instinto en el que confío mucho porque me muestra que hay algo interesante ahí que me interpela. Esa sensación me hizo creer en el proyecto y en el trabajo de Melchor. Cuando soy productora, siempre pienso que yo soy la abogada de la película, no del director. Mi foco tiene que estar en que eso se lleve a cabo y llegue a buen puerto, no sólo de manera realizativa, sino narrativamente. Que no se pierda en el camino la idea con la que fue creado. Y creo que Melchor fue capaz de hacerlo. Realmente no le cambiaría nada y a Cenizas… probablemente tampoco, porque no era mi visión del terror, sino la de Gonzalo, y es indisociable de su guión. Lo que me pasa con ambos trabajos es que yo tenía muy claro que yo estaba ahí no para imponer mi punto de vista, sino para realzar el de los directores. Realmente me sentí una mano derecha en el proceso y ambos cortos son muy potentes, con una visión muy clara. Y eso es muy importante tenerlo muy presente. Sin duda, si los hubiera dirigido, serían trabajos muy diferentes porque creo profundamente en el trabajo como autor del director y que cada uno le imprime su visión sobre el mundo. Pero, hay algo muy importante cuando una se une a un proyecto, y es ser capaz de dejar que el director mantenga el volante mientras un se asegura de que el auto funcione y ofrecer rutas para que el auto llegue a destino. Y creo que ahí está mi verdadero aporte en ambas obras. 

Fragmento de “Y la lluvia también”

FS: Tanto “Y la lluvia también” como “Cenizas” tienen repercusión en el mundo.

FC: Eso es algo que me emociona y enorgullece muchísimo. Confié mucho en mi intuición y “vi” a dónde podían llegar desde antes que existieran. Y son dos proyectos independientes, sin subsidios previos, que incluso fueron rechazados cuando nos postulamos para su realización. Y es muy impresionante ver con el diario del lunes que estos dos cortos llegaron al lugar en donde tienen que estar. Con Cenizas estrenamos en el Buenos Aires Rojo Sangre, en la competencia internacional y luego siguió por todo Latinoamérica y Europa.


Y la lluvia inició su proceso de festivales en medio del coronavirus, pero iba a estrenarse en el BAFICI, literalmente algo que cualquier realizador sueña para su trabajo. Y finalmente terminó estrenándose en un festival español en donde compitió siendo el único representante latino contra el corto ganador del Oscar la semana anterior al festival. No sé de qué forma plasmar la emoción y alegría que me generó eso. Estoy realmente muy feliz.

FS: ¿Algún proyecto que estés haciendo o que quieras hacer?

FC: Estoy en la última etapa del proceso de post producción de mi tesis, una película donde repetí la fórmula con mi compañero y amigo de toda la carrera, Nicasio Fernández. Ahí fui la asistente de dirección, la montajista y la productora. En este trabajo di un paso más e incluso coreografié y ayudé a dirigir varias escenas complejas, con persecuciones de caballos y una historia de época. Un equipo de 9 personas excelentes en sus áreas y nosotros a la cabeza de este proyecto.

 
Terminé de editarlo hace dos semanas, después de un año y 3 meses y cuando se lo entregué, Nicasio me dijo “tenés que dejar de ser asistente de dirección y ponerte a dirigir” y fue fuerte para mí porque es algo que quiero hacer hace mucho tiempo. En conjunto, Melchor y Gonzalo me impulsaron y arrimaron para ese lado. En ese sentido este año recibí un gran incentivo cuando quedé preseleccionada a nivel nacional para una beca FACIUNI para estudiar cine en Hollywood por un corto que dirigí en la carrera. Aunque finalmente no haya sucedido, me reafirmó interiormente como directora. Así es que, una vez entregada la tesis, creo que mi próximo paso es hacer por mí lo que hice por todos estos directores.

___________

La Cueva de Chauvet es un medio autogestivo. Si te gustan los artículos de la revista podés colaborar con nosotros para que podamos seguir produciendo contenidos.

Colaborá a través de | Cafecito APP |

Nació en La Plata en 1995. Actualmente cursa la licenciatura en Artes Audiovisuales con orientación en Realización en la Facultad de Artes de la UNLP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 7 =