POSTALES DESDE KIRLIAN

 

Después de la entrevista a sus creadores, el autor vuelve a la serie La Frecuencia Kirlian, pero esta vez para comentar sus primeros episodios.

 

“El 30 de Abril de 1987 se emitió el último programa

de La Frecuencia Kirlian,

 durante la franja de transnoche de la 96.6,

en Ingeniero Kirlian, Buenos Aires.

Según los registros oficiales, Kirlian no es una ciudad real.

No aparece en ningún mapa, planeamiento regional o catastro.

Existen más de 1000 horas de audio que registran

casi dos años de programación nocturna y prueban lo contrario.

30 años después, y luego de casi una década de investigación

 y restauración de ese archivo, La Frecuencia Kirlian vuelve al aire”

 

Los primeros dos episodios de La Frecuencia Kirlian indagan en el umbral de terror que se cierne sobre Ingeniero Kirlian, ese pueblito del interior de la provincia de Buenos Aires donde, por regla general, ningún visitante es bienvenido.  A partir de un puñado de cassettes encontrados y organizados por el Instituto y Archivo Radiofónico Kirlian se pretende reconstruir la historia de un pueblo que nadie sabe dónde está, al que nadie sabe cómo llegar, pero del que todos conocen a alguien que tiene un primo, un vecino o un amigo que estuvo en esas tierras.

Los capítulos estrenados presentan al locutor de la transnoche (Nicolás Van de Moortele) quien, amparado en su voz amena y familiar, recibe los llamados de las almas que divagan en la espesura de la noche, musicaliza la soledad que se propaga en la oscuridad y repite “Si pasa en Kirlian, pasa por La Frecuencia Kirlian”.

El animal salvaje

En el primer episodio, titulado El país de abril, asistimos a la entrevista que el locutor realiza con Caín Eldtrich, el agrimensor (Casper Uncal), pero a quien los habitantes del pueblo llaman “el forastero”. Acusado de haber sido enviado por los hombres de traje de la capital, Caín se defiende,  arguyendo que vino a realizar trabajos en la antigua fábrica abandonada. El resto de la historia involucra mentiras, sangre y balas de plata.

Los primeros dos episodios de La Frecuencia Kirlian indagan en el umbral de terror que se cierne sobre Ingeniero Kirlian, ese pueblito del interior de la provincia de Buenos Aires donde, por regla general, ningún visitante es bienvenido.

Presentados como cabos sueltos, cada episodio revela lo que acontece en Ingeniero Kirlian. Postulados como retazos informes y autoconclusivos, serán los espectadores quienes deberán darle continuidad y forma al gran árbol mitológico del que sólo asoman algunos indicios. Con una periodicidad trimestral, los episodios que se estrenarán en 2017 son Un nuevo color en octubre y El Rey de la Navidad en diciembre; todos ellos actualmente en distintos estados de producción. La excepción será Kirlian 6, que será todo en video y verá la luz en julio de 2018.

Motoqueros, zombies y vampiros

En Los amos de la noche (Episodio 2), una mujer (María Dupláa) que viaja de urgencia para visitar a una amiga moribunda se ve obligada a tomar un desvío para evitar un accidente. Pero su noche no termina allí: debido a un desperfecto técnico su automóvil la deja varada en este inhóspito pueblo bonaerense donde deberá esperar hasta el amanecer para seguir su camino.

Cada episodio presenta dos relatos traslapados: por un lado tenemos el registro radial, atesorado en cintas de cassettes que suenan de continuo y frente a los cuales asistimos como simples oyentes de LFK. Por el otro, vemos una posible sucesión de acontecimientos que pueden o no corresponderse con la realidad. En definitiva, todo queda a criterio del espectador: creer o reventar.

Los dos primeros episodios fueron escritos y dirigidos por Cristian Ponce y las ilustraciones estuvieron a cargo de Hernán Bengoa. Franco Cerana trabajó en la dirección de fotografía para los segmentos en imagen real. La música fue realizada por Marcelo Cataldo y el diseño sonoro es obra de Hernán Biasotti (En busca del muñeco perdido).

Compartir

Compartir
Mariano Vazquez
Doctor en comunicación por la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata y docente ad honorem en el Taller de Tecnologías de la Comunicación en la misma casa de altos estudios. Investiga en temas asociados a la esfera pública y la interactividad virtual.

No hay comentarios

Dejar respuesta

cuatro × cinco =